Arzobispo de Oaxaca pide por las madres

Redacción Oaxaca Político / NVI Noticias.- El arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos pidió a Dios que consuele a las madres que sufren, a las madres que lloran la muerte de un hijo y a las madres buscadoras, que no se rinden y que no descansan, porque tienen la esperanza de volver a ver a sus hijos desaparecidos.

En un Mensaje por el Día de las Madres, el mitrado afirmó que las palabras se quedan cortas ante el papel desempeñado por las madres en nuestro mundo y por el importante significado en nuestras vidas.

“Miramos en su rostro todo lo que ellas hacen, lo que viven y lo que sufren por sus hijos”, añadió.

Aseveró que las madres enseñan a caminar en la vida, orientan y buscan indicar el camino a seguir para crecer y convertirse en adultos de bien.

“Y todo esto lo hace con ternura, con afecto y amor, que no lo ha aprendido en los libros, sino que su corazón le dicta como educar a sus hijos”, agregó.

Además, expuso que cuando los hijos se hacen adultos y toman su camino, asumen sus responsabilidades y en ocasiones pueden salirse del buen camino y del sendero indicado por su madre desde pequeño.

“Pero la mamá, siempre, en toda situación y bajo cualquier circunstancia tiene la paciencia de seguir acompañando a los hijos, impulsada por la fuerza del amor”, anotó.

Observó que una mamá sabe seguir con discreción y ternura el camino de los  hijos y también, cuando se equivocan, encuentra siempre el modo de comprender, de estar cerca y de ayudar.

“El amor de la madre es tan grande y, a ejemplo del amor de Dios, tan misericordioso, que siempre comprende, siempre alienta y lucha por los hijos, aun los que se han apartado del buen camino”, señaló. 

Aparte de esto, dirigió su pensamiento a aquellas madres que sufren, porque algún hijo está en la cárcel, está desaparecido o tristemente, muerto. 

“Ellas no se preguntan si son culpables o no, siguen amándolos, siguen buscándolos, siguen llorándolos, aun cuando esto les signifique sufrir humillaciones. Ellas, a pesar del miedo que puedan sentir, siempre siguen adelante por sus hijos”, indicó.

De hecho, subrayó que una mamá siempre busca ayudar, alentar y comprender a sus hijos, nunca les cierra las puertas de su casa, les ofrece el perdón de Dios y su amor para invitarlos a retomar el camino y a salir del abismo donde pudieran haber caído. 

“El amor de una madre es así, es un amor incondicional y total, que sabe poner  en sus oraciones diarias a todos sus hijos, un amor que llama a la puerta del corazón de Dios en favor de ellos, que los encomienda al amor divino y pide constantemente a Dios que toque el corazón de sus hijos para que se acerquen a él”, refirió.

De la misma manera, rogó a Dios consolar a las madres que sufren, a las madres que lloran la muerte de un hijo, a las madres buscadoras, que no se rinden y que no descansan, porque tienen la esperanza de volver a ver a sus hijos desaparecidos.

Vázquez Villalobos también pidió a Dios por todas las madres que tienen la dicha de tener cerca a sus hijos y de disfrutar día a día con su compañía y amor. 

“Demos gracias a Dios por todo esfuerzo que nuestras madres han depositado en nosotros y que oran por nuestro bienestar y protección”, apuntó.

“El amor de la madre es tan grande y, a ejemplo del amor de Dios, tan misericordioso, que siempre comprende, siempre alienta y lucha por los hijos, aun los que se han apartado del buen camino”.

Pedro Vázquez Villalobos, arzobispo de Oaxaca

GPP

Botón volver arriba