No hay agua, pero nuestra gente, no tiene límites
Se multiplican los combatientes del fuego

También en Xalapa

Livia Díaz
Xalapa.- Al caer la noche, en la calle José Pablo Moncayo número 8, en el Fraccionamiento Popular Ánimas, en viernes, se escuchó el grito más aterrador «¡FUEGO!» Fueron muchas veces, algunos no se dieron cuenta pues estaban cenando, otros viendo sus series favoritas, otros por ser inusual, creyeron que habían oído mal. Pero empezaron las llamadas y los mensajes y empezó el caminar de aquí para allá con la pregunta en la boca «¿qué hacemos?» – Mientras unos salieron. corriendo a ver, otros a ayudar, el grupo de vigilantes, sin pensarlo mucho ya estaban domando al fenómeno. Primitivo Hernández les decía qué hacer a Juan Posadas, Juan Alexis, y Omar Contreras, los demás integrantes de la asociación lo siguieron, colaborando sin parar hasta que se apagó. Ya traían una cubeta, ya traían tierra, y así… Ya después se oyeron las sirenas de los primeros respondientes llegando a la zona en sus unidades y empezaron las preguntas y las respuestas. «¿De quién es esa casa?» -Quién sabe. – Gracias.


De quién haya sido su patrimonio está a salvo, hoy la vecindad está muy agradecida con los cuatro apagafuego que arriesgándose a todo, se enfocaron en lo que se debe de hacer en una emergencia. No hubo víctimas ni heridos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba