En opinión de Miguel A. Rocha Valencia
Cada que el ganso defiende a su corcholata le niega méritos y le hace daño y viola la ley

Yo Campesino / El amo

Más allá de los genios que seguramente tiene Xóchitl Gálvez Ruiz para manejar su campaña y que le den los “mejores consejos” posibles, la verdad es que el ganso es el eje central de todo y lo mismo le hace mal a su corcholata que ayuda a la opositora ya que a una la hace ver como una marioneta y a la otra le hace publicidad y la victimiza.

De hecho, lo mejor que podría pasarle a Gálvez Ruiz es que continuaran las mañaneras y que el presidente convertido en delincuente electoral y jefe de campaña de su elegida, siguiera violando la ley y le diera ring a la hidalguense porque ahí si encuentra respuestas y descalificaciones directas y por lo tanto le gana espacios en los medios, tema para inconformarse y hasta la posibilidad de que en algún momento la autoridad le diga ¡Ya cállate chachalaca! Le aplicara alguna sanción a los partidos que representa o a la misma favorita del todopoderoso.

Porque en el fondo quien más daño le hace a la exjefa de gobierno del DF es su propio patrón que no se mide incluso para decirle en público que es una inepta que no sabe defender a la 4T y que la chamaquean en los debates mediáticos.

Al menos eso le dijo el martes pasado luego del debate donde dio a entender que no supo desmentir lo de la violencia que vive en el país, que también podría interpretarse como un desmarque de la propia corcholata del discurso fuera de la realidad de su manager.

Esos mismos temas son los que le permiten a la opositora subirse a la agenda, a la discusión pública y acusar lo que ya todos sabemos: la existencia de una desigual competencia donde todos los recursos del gobierno federal y de más de una veintena de estatales, están al servicio de la capitalina que de los recursos partidistas ni se acuerda pues eso ya de entrada es una compensación para líderes y rémoras de la franquicia llamada Morena.

El hecho es que por no contrariar a su jefe y “dueño”, la favorita del tlatoani se ve acartonada y se ve obligada a mentir a sabiendas y con premeditación pues no puede desdecir el discurso del mesías tropical en el sentido de que en México no hay un clima de violencia, que los 183 mil asesinatos con un mito creado por los neoliberales lo mismo que los 50 mil desaparecidos o el incremento en feminicidios e infanticidios.

Es decir, no tiene para dónde moverse porque si se equivoca en una línea, como ya se vio, será exhibida públicamente como ocurrió luego de que el profeta decidiera que el debate no fue tan bueno y se metiera a puntualizar los conceptos o simplemente apuntar lo que la candidata oficialista quiso decir en materia de seguridad.

La discusión es lo que da a Gálvez la posibilidad de meterse a los medios y subirse al ring del ganso, pero si este ya no está o no habla, será muy difícil. Y no es que el de Macuspana diga que los programas sociales desaparecerán si llega la oposición, sino el simple hecho de que a la opositora se le va en subir la apuesta y si aquél regala dinero presupuestal a costa de deudas ella dice que va a obsequiar montos más altos entre más personas, pero no dice de dónde va a sacar los recursos.

Y es que en los momentos actuales y la realidad financiera del país, hace que para algunos esas promesas sean una mentira y para otros, un gran riesgo simplemente porque no hay dinero y recurrir a más deuda para solventar compromisos electorales, se va a pagar muy caro.

En todo caso quienes están fallando son los “genios” en comunicación que ya debían tener soluciones con mensajes directos más allá de ataques y ataques que en este caso sirven de muy poco pues para el respetable todos los políticos, todos, son mentirosos.

Hay qué decir los cómos de manera simple, entendible: “te voy a regalar dinero que saldrá de tal parte” y procurar ser tan convincente con los argumentos para que no se vea mentirosa, al tiempo que se desacredita, al contrario. 

No pelearse con la mentira en si sino con quien la profiere y porqué lo hace. De tal suerte que, en vez de descalificación, el planteamiento suene a propuesta, eso sí, que sea viable. Los medios harán el resto son quienes con pruebas están demostrando la corrupción y las crisis en seguridad, sanitaria, educativa y cultural en que nos tiene sumidos el caudillo de Tepetitán. 

Lo otro, lo de las mañaneras sólo va a victimizar al machuchón.

Botón volver arriba