Celebró el EOBA la gala Opereando y la develación de una placa por su primera década, en el Palacio de Bellas Artes

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal) celebraron el domingo 18 de febrero la primera década del Estudio de la Ópera de Bellas Artes como uno de los principales centros de alto rendimiento para cantantes de ópera y pianistas repetidores en México.

Después de apreciar la gala Opereando con el EOBA, ovacionada con el público que salió emocionado de presenciar tan importante celebración, la directora general del Inbal, Lucina Jiménez López, develó una placa conmemorativa por los 10 años, además de la entrega de un reconocimiento al tenor Ramón Vargas por su vital labor como fundador de este Estudio.

El Estudio de la Ópera de Bellas Artes, dijo, ha dado lugar a una gran labor de profesionalización de las magníficas voces de México, ha dado la posibilidad de esta vinculación no solo con grandes maestros en México, sino también la proyección de cada uno de estos talentos fuera del país. Hoy están cantando en muchos lugares del mundo. Hay quienes se han integrado a los grupos artísticos del Inbal y quienes han contribuido también a dar vida a muchos personajes dentro de la Ópera de Bellas Artes. 

Asimismo, reconoció la labor de las maestras y maestros, así como al Coro y a la Orquesta del Teatro de Bellas Artes, de quienes dijo: Nada de esto habría sido posible sin la colaboración de quienes han pasado por este Estudio y que han dado su trabajo, su energía, sus conocimientos y experiencia de una manera muy generosa.

En una Sala Principal concurrida por espectadores de diferentes edades y al dirigirse al tenor mexicano, la titular del Inbal comentó que “hay momentos en que alguien siembra, florece cuando alguien sueña, cuando esa semilla se coloca en aquel lugar donde se sabe que es posible que puede germinar, se requieren decisión, voluntad, capacidad creadora y un corazón del tamaño del mundo, ese es precisamente el maestro Ramón Vargas”.

Ante la ovación del público, la directora general agradeció la generosidad del maestro “por no olvidarse de su país, a pesar de viajar por el mundo, con mucho orgullo de ser mexicano”, ante lo cual entregó el reconocimiento por su labor y el compromiso que ha demostrado hacia el arte lírico y la formación de nuevas generaciones”.

La directora general entregó el reconocimiento al maestro Ramón Vargas -quien estuvo acompañado de la directora artística de la Compañía Nacional de Ópera, María Katzarava, y de la directora del EOBA, Gabriela Flores- quien en 2014 fue responsable de la fundación del Estudio de la Ópera de Bellas Artes ante la necesidad de dar mejores oportunidades de desarrollo artístico a las nuevas generaciones de cantantes líricos mexicanos.

Emocionado, el tenor mexicano Ramón Vargas recordó que este teatro lo vio nacer, crecer y desarrollarse, y en todos los momentos de su carrera, el público, la Orquesta y el Coro de Bellas Artes han estado con él, en las buenas y en las malas, y lo importante es que estemos unidos, porque la música nos enseña a armonizar y la ópera nos da enseñanzas de vida; nos enseña que el triunfo de los compañeros es el triunfo propio; nos enseña que cuando la Orquesta asume el trabajo, el espectáculo sube de nivel y cuando el Coro canta, como lo hace, para todos es mejor”.

Emocionado, Ramón Vargas destacó el trabajo que ha realizado la directora general del Inbal para mantener vigente, con un consolidado programa artístico, el proyecto que inició hace 10 años.

En esta gala participaron además de la Orquesta y el Coro del Teatro de Bellas Artes, las y los integrantes del EOBA: las sopranos Hildelisa Hangis, Lili Nogueras, Luz Valeria Viveros y Mariana Echeverría; las mezzosopranos Mariana Sofía García y Andrea Pancardo; los barítonos Alejandro Paz, Juan Marcos Martínez y Hugo Barba; los tenores Gerardo Rodríguez y José Luis Gutiérrez; y el contratenor Gabriel Vargas, así como 17 ex integrantes del Estudio.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba