Corea del Norte dice que Kishida ha solicitado una cumbre con Kim Jong Un

La poderosa hermana del líder norcoreano Kim Jong Un dijo el lunes que el primer ministro japonés, Fumio Kishida, solicitó una cumbre con su hermano, y agregó que era poco probable que se celebrara una reunión sin un cambio de política por parte de Tokio.

Las relaciones entre los dos países son históricamente tensas, incluso por una larga disputa sobre secuestros y los programas de armas prohibidos de Corea del Norte, pero Kishida ha expresado recientemente su deseo de mejorar las relaciones, a lo que Pyongyang ha insinuado que no se opone.

El año pasado, Kishida dijo que estaba dispuesto a reunirse con Kim «sin ninguna condición», diciendo que Tokio estaba dispuesto a resolver todos los asuntos, incluido el secuestro de ciudadanos japoneses por parte de agentes norcoreanos en las décadas de 1970 y 1980, que sigue siendo un tema emotivo en Japón.

«Kishida… transmitió su intención de reunirse personalmente con el Presidente de Asuntos Estatales de la República Popular Democrática de Corea lo antes posible», dijo Kim Yo Jong en un comunicado difundido por la oficial Agencia Central de Noticias de Corea.

Kim Yo Jong, uno de los portavoces clave del régimen, había insinuado el mes pasado una posible invitación futura para que el líder japonés visitara Corea del Norte.

Pero dijo que «la historia de las relaciones entre la RPDC y Japón da una lección de que es imposible mejorar las relaciones bilaterales llenas de desconfianza y malentendidos» sin un cambio sustancial de política por parte de Tokio.

Advirtió que si Japón permaneciera «absorto en el tema de los secuestros que no tiene solución futura», las esperanzas de Kishida de mejorar los lazos no se materializarían.

Kishida dijo el lunes que no estaba al tanto del informe de KCNA y no comentó directamente sobre su contenido, al tiempo que calificó de «importantes» las conversaciones de alto nivel con Corea del Norte.

«Para las relaciones Japón-Corea del Norte, las conversaciones de alto nivel son importantes para resolver cuestiones como la cuestión de los secuestros», dijo Kishida en la Dieta, refiriéndose a los secuestros que tuvieron lugar en los años 1970 y 1980. «Es por eso que hemos estado haciendo varios acercamientos a Corea del Norte en el nivel directamente bajo mi control, como he dicho en el pasado».

Corea del Norte admitió en 2002 que había enviado agentes para secuestrar a 13 japoneses en las décadas de 1970 y 1980, quienes fueron utilizados para entrenar espías en el idioma y las costumbres japonesas.

Los secuestros siguen siendo un tema potente y emotivo en Japón y persisten las sospechas de que fueron muchos más los secuestrados de los que se han reconocido oficialmente.

Sakie Yokota, de 88 años, cuya hija Megumi se encuentra entre los secuestrados desaparecidos, dijo el lunes a los medios japoneses que quería que los dos países mantuvieran conversaciones «lo antes posible».

«No sé si se llevarán a cabo conversaciones, porque se trata de Corea del Norte, pero espero que se dé aunque sea un pequeño paso. Realmente no nos queda mucho tiempo», dijo.

A principios de este mes, Atsuhito Isozaki, experto en Corea del Norte y profesor de la Universidad de Keio, dijo a los periodistas que sería «extremadamente difícil» para Japón aceptar la afirmación del Norte de que el problema de los secuestros está resuelto.

La pregunta «es si Kishida podrá convencer al público japonés de que las relaciones entre Japón y Corea del Norte son muy importantes», hasta el punto de que es necesario hacer algunas concesiones para mejorar las relaciones bilaterales.

El ex Primer Ministro de Japón, Junichiro Koizumi, realizó una visita histórica a Pyongyang mientras estaba en el cargo en 2002, donde se reunió con el padre de Kim, Kim Jong Il, y estableció un camino para normalizar las relaciones en el que Japón ofrecería asistencia económica.

El viaje condujo al regreso de cinco ciudadanos japoneses y a un viaje de seguimiento de Koizumi, pero la diplomacia pronto fracasó, en parte por la preocupación de Tokio de que Corea del Norte no estaba aclarando acerca de las víctimas de los secuestros.

La declaración de Corea del Norte parece ser un intento de Pyongyang de negociar los términos para una futura cumbre entre los líderes de los dos países, dijo a la AFP Hong Min, analista del Instituto Coreano para la Unificación Nacional en Seúl.

«Es la manera que tiene Pyongyang de probar cuán serio es Japón al celebrar la reunión y establecer sus propios requisitos previos a la cumbre para poder albergar la reunión».

Botón volver arriba