En opinión de Jesús Michel Narváez  
 Error y acierto…  

Punto de Vista

Por Jesús Michel Narváez

Error, mayúsculo, el cometido por la presidenta de la Suprema Corte de Justicia de la nación, Norma Leticia Piña, al solicitar un “diálogo” con el presidente de la República y la virtual sucesora.

Acierto en las respuestas, porque el tema ya no está en el Ejecutivo sino en el Legislativo.

Error presidencial remitir a la solicitante a la Secretaría de Gobernación cuando el tema, como lo señala el huésped de Palacio Nacional, no está en sus manos sino en San lázaro.

Acierto sugerir que los legisladores escuchen y no solamente oigan.

A la ministra le faltan asesores políticos. Consejeros que sepan cómo es el tinglado gubernamental y que, como nunca, está concentrado en un solo hombre que huele la victoria sobre el Poder Judicial extremadamente atractivo.

Los tiempos, en política -como en todo, pero más en este ámbito- son fundamentales. Después de la campaña fallida -por cierto- propagandística para decirle a los ciudadanos qué es lo que hace el Poder Judicial de la Federación, es políticamente incorrecto solicitar una reunión.

Con un presidente que tiene más de una obsesión, está la de destruir la estructura del Poder Judicial, al que le achaca servir a los ricos, delincuentes de cuello blanco, en lugar de aplicar la justicia, es imposible entablar un diálogo civilizado. A él no le importan los argumentos. A él le interesan solamente los suyos.

Muestra de ello es su insistencia en que los licenciados, los abogados recién egresados de las universidades -no menciona nombres, pero seguramente tiene en mente a los que hayan cursado los estudios en la fantasmagórica Benito Juárez- con lo cual dejaría sin empleo a jueces, magistrados y ministros. El cambio de estrategia, que en la iniciativa consideraba la participación de los ministros, magistrados y jueces, la arrojó al drenaje profundo y sostiene que los jóvenes no están maleados. Se malean con el tiempo, según sus palabras.

Entonces, lo que requieren los jovenazos que seguramente serán “electos por el pueblo”, es tiempo para aprender las mañas.

De acuerdo con la iniciativa, serán 30 los aspirantes a los 9 cargos de ministro que se elegirán. Se conoce que cada poder -es un decir- presentará 10 para revisión de idoneidad, conocimientos, experiencia, entre otros temas, incluyendo la vida privada y de ahí saldrán los que irán a la competencia. No se conoce el mecanismo que se aplicará para los mil 647 magistrados y mil 185 jueces federales. 

¿Cómo serán electos?… ¿será la misma cantidad, aumentará o se reducirá?

La iniciativa contempla que el Senado de la República emita la convocatoria para que se inscriban quienes llenen los requisitos -que hasta ahora no se confirman y se modifican cada mañana desde la tribuna guinda de Palacio Nacional- que deben llenar. Después se criban y se reduce al número de plazas disponibles, las cuales hasta ahora su número no han sido reportada.

Ante la complejidad del tema, difícilmente se modificará la estructura del Poder Judicial de manera inmediata. Tendrá que ser paulatino el cambio interior antes de llegar al momento de la elección, cuyo costo, presume el senador Monreal, será sufragado con recursos de los fideicomisos del PJF.

Todavía no queda claro si en el Senado Morena y aliados completarán la mayoría calificada. De acuerdo con las cifras del INE, al grupo le faltarían entre dos y tres congresistas para alcanzarla y aprobar la reforma que se aprobará, ahí sí por mayoría calificada, la Cámara de Diputados.

Como se le quiera mirar, el tema es de errores y aciertos… más de los primeros, por supuesto.

E-mail: jesusmichelmp@hotmail.com, Facebook Jesus Michel, X @misionpolitica y en Misión, Periodismo sin Regaños martes y jueves de 16 a 17 horas por Radio Cañón en el 760 de amplitud modulada

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba