En opinión de Miguel A. Rocha Valencia
Iniciativas del mesías irreales, distractoras, anquilosadas sólo para golpear


Yo Campesino / Ganso o merolico

Ya no sabe ni por dónde y cómo buen merolico ofrece cosas irreales, sin “caducidad”. El ganso hace las ofertas de campaña de la corcholata y le marca un camino a seguir de difícil realización en el que apuesta por la confrontación social y entre poderes como el caldo de cultivo para eso que llama cuarta transformación con la cual se profundizaron los problemas del país.

Sin importarle, como siempre, violar la ley, plantea permanente y mentirosamente, ofertas inalcanzables o que dependen de muchos factores para mantenerse en la discusión, esa que ya no le corresponde pues salvo un par de sus locuras podría tener feliz término y aplicación en lo que resta de la administración del mesiánico sujeto que habita como príncipe ¿O rey? En un austero Palacio Nacional que nos cuesta muchos millones de pesos mantener a los mexicanos.

Dice que quiere reformar leyes ya no para gobernar él sino quien llegue, construir un camino donde no existan contrapesos entre poderes, de hecho, plantea la desaparición del Judicial para dar paso a una oficialía de partes que reciba quejas del pueblo, pero no las conteste.

Pretende que con un Congreso a su favor se imponga el poder palaciego en una acción tiránica trasnochada y que en otros países tercermundistas ha llevado a sus poblaciones a vivir en la miseria y opresión. Algunos de ellos ya olvidaron lo que es democracia, votar libremente por opciones distintas a quien ostenta el poder.

Y a sabiendas de que viola le ley, intenta sustraer de ello a su protegida haciéndole el trabajo y demostrar que en las próximas elecciones no se votará por ella y su proyecto, sino por el mismo caudillo que pretenden eternizar un proyecto ya rechazado en otros países por fracasado, empobrecedor y criminal.

Se alza como autoridad unívoca, nadie por encima de él no en salarios ni en poder. Ni siquiera la ley constitucional que lo llevó a la silla presidencial merece ser respetada, no está a su altura y menos aquellos que desde un alto tribunal tienen como misión protegerla de sujetos como él.

Para la chachalaca tabasqueña no importa gravitar en la elección, al contrario, insiste en hacer saber que es por él por quien se debe votas pues es el supremo hacedor, el dueño del proyecto, recurso y corcholatas.

No importa que para eso sume unas cuantas mentiras y ofrezca cosas irrealizables o que sólo podrían alcanzarse en lustros o decenios como aquello de contribuir a las pensiones mínimas para mayores de 65 años donde los contribuyentes serían el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado y donde todo hurtan, falsifican y sin rendir cuentas a nadie salvo al jefe de la pandilla, ya que como él dice, está enterado de todos los grandes negocios de su administración, como los de sus “honrados” hijos multimillonarios, amén de algún otro pariente cercano como sus hermanos que salieron buenos para el atraco y recolectar dinero ilegal.

Pensiones que quedarán en enunciado, en una promesa de campaña cono fue la lucha contra la inseguridad que hoy reporta 180 mil asesinatos, la corrupción que es signo de la 4T o sistema de salud mejor que Dinamarca, la farmaciotota con medicamentos de todo el mundo, pero carece de ellos o ya de perdis los fármacos que salven al menos una de las 75 vidas que cobra el cáncer todos los días.

Y estarán en simple demagogia porque pretende el mesías que se forme el fondo semilla con aportaciones de las utilidades del Tren Maya que rendirá ganancias hasta 2040, lo cual es improbable, lo mismo que el Aeropuerto de Santa Lucía que ni con decretos avanza y nos cuesta dos mil 500 millones de pesos en subsidio, sin contar lo que se paga por una línea aérea que no despega, pero enriquece a personal militar.

Es decir, si bien nos va, se podrán los cimientos para que dentro de 16 o más años, se integre el fondo semilla de 66 mil millones y veremos si quien gobierne entonces tendrá la misma idea.

Falta decidir sobre la liquidación de los fideicomisos del Poder Judicial que tampoco avanza como tampoco la desaparición del INE con todo y la colonización morenista que encabeza Guadalupe Taddei quien cada vez más muestra el “cobre”. De plano una entelequia que le sirve al profeta cuatrotero para hacer campaña, golpear a la oposición, decir que se opone a la hora de servir al pueblo.

Pero lo que no calcula la chachalaca tabasqueña es que a nadie duerme con sus cuentos, el merolico se va quedando sin clientes al ver que sus elíxires mágicos no curan ningún mal y por el contrario, enferman a la sociedad y al país.

Mientras tecleo recuerdo a ese charlatán que afuera de los mercados vendía sus botellitas con un líquido que curaba “todo” y contrataba sus paleros para certificarlo, especialmente entre los pobres que no tenían para ir al médico, pero ese sujeto, ya no volvía al lugar pues la gente se desengañaba y sabía que todo era un vil fraude, sí, así como resultó el caudillo de Tepetitán quien en las mañaneras se ve como un merolico y sus paleros.

El trabajo de López fue la destrucción de todo y pavimentar la llegada de su títere quien de ganar, será la pagana de todo.

Botón volver arriba