La deuda pública mundial podría desestabilizar los mercados financieros, advierte el BIS

El Banco de Pagos Internacionales llama a la acción en medio de un panorama económico y político incierto

En un contexto global marcado por elecciones cruciales y una economía en transición, el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) ha emitido una advertencia significativa sobre los riesgos que la creciente deuda pública representa para la estabilidad de los mercados financieros. Según el informe anual del BIS, el aumento de la deuda pública combinado con elecciones en países clave podría provocar turbulencias en los mercados.

Un «aterrizaje suave» en entredicho

El BIS ha sugerido que la economía mundial está en camino hacia un «aterrizaje suave», un escenario en el que la economía se desacelera sin entrar en recesión. Sin embargo, este pronóstico ha sido cuestionado por muchos economistas, especialmente después de que las tasas de interés se dispararon. El director general del BIS, Agustín Carstens, destacó que los responsables de las políticas económicas deben actuar con precaución para evitar desestabilizar aún más el panorama financiero.

Elecciones y riesgos financieros

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos, junto con las recientes en México, Sudáfrica, Francia y Reino Unido, añaden una capa de incertidumbre al escenario económico global. La deuda pública mundial ha alcanzado niveles récord, y las decisiones políticas en estos contextos electorales pueden tener repercusiones significativas. Carstens mencionó que eventos inesperados en los mercados pueden ocurrir con poca advertencia, citando las turbulencias en los mercados británicos tras los planes presupuestarios de la ex primera ministra Liz Truss, que casi llevaron al colapso de algunos fondos de pensiones.

La necesidad de una base sólida

El mensaje del BIS es claro: los gobiernos deben reducir el aumento de la deuda pública y aceptar que las tasas de interés no volverán a los niveles ultrabajos anteriores a la pandemia de Covid-19. Carstens subrayó la importancia de construir una base económica sólida para enfrentar desafíos futuros, incluyendo el envejecimiento de la población, el cambio climático y la reconstrucción de las capacidades de defensa.

Inflación bajo control, pero con cautela

A pesar de los desafíos, hay aspectos positivos en el panorama económico. Los bancos centrales han logrado frenar una inflación que alcanzó máximos en décadas tras la pandemia y el inicio de la guerra en Ucrania. Sin embargo, Carstens advirtió sobre un escenario extremo en el que la inflación podría volver a dispararse, obligando a los bancos centrales a subir aún más las tasas de interés. Aunque este no es el escenario esperado por el BIS, la posibilidad subraya la necesidad de vigilancia continua y políticas prudentes.

Con información de El Economista

Botón volver arriba