La NASA insiste en que la tripulación del Boeing Starliner «no está varada» en la ISS

Los primeros astronautas que volaron el problemático Starliner de Boeing definitivamente no están «varados» en la Estación Espacial Internacional, insistió la NASA el viernes a pesar de no tener un cronograma claro para traerlos a casa.

En una llamada de prensa inusualmente defensiva, los funcionarios intentaron darle un giro positivo a la situación actual después de semanas de titulares negativos debido al retraso en el regreso de la nave espacial.

Los astronautas Butch Wilmore y Suni Williams despegaron el 5 de junio después de años de retrasos y problemas de seguridad que afectaron a Starliner, así como de dos intentos de lanzamiento abortados que se produjeron cuando los astronautas estaban amarrados y listos para partir.

Atracaron al día siguiente para lo que se suponía que sería una estadía de aproximadamente una semana, pero su regreso se retrasó varias veces debido a fallas en el propulsor y fugas de helio que salieron a la luz durante el viaje.

«Butch y Suni no están abandonados en el espacio», declaró Steve Stich, director del programa de tripulación comercial de la NASA.

Añadió que la pareja estaba «disfrutando de su tiempo en la estación espacial» y «nuestro plan es continuar devolviéndolos en Starliner y regresarlos a casa en el momento adecuado».

Sin embargo, antes de que eso suceda, los equipos terrestres deben realizar más pruebas para comprender mejor las causas fundamentales.

Se sabía que había una fuga de helio que afectaba a Starliner antes del lanzamiento, pero surgieron más fugas durante el vuelo. Si bien no es combustible, el helio proporciona presión al sistema de propulsión.

Por otra parte, algunos de los propulsores de Starliner que proporcionan maniobras finas inicialmente no funcionaron, lo que retrasó el acoplamiento. Los ingenieros no están seguros de por qué la computadora de Starliner «deseleccionó» estos propulsores, aunque pudieron reiniciar todos menos uno.

Las pruebas del propulsor podrían comenzar el 2 de julio y durarían al menos dos semanas, dijo Stich.

«Es bastante doloroso leer las cosas que existen», añadió Mark Nappi, vicepresidente y director del programa de tripulación comercial de Boeing.

«Hemos realizado un vuelo de prueba realmente bueno hasta ahora y se está viendo de manera bastante negativa».

Los problemas iniciales con las nuevas naves espaciales no son infrecuentes, ya que el programa del transbordador espacial enfrenta una serie de problemas en sus inicios.

Pero el programa Starliner ha sufrido comparaciones con el Crew Dragon de SpaceX. Ambas compañías obtuvieron contratos multimillonarios en 2014 para proporcionar a la agencia espacial estadounidense viajes a la ISS, y SpaceX tuvo éxito en 2020 y transportó a docenas de personas desde entonces.

La reputación del gigante aeroespacial Boeing también ha caído en picado tras el escándalo de seguridad en torno a sus aviones de pasajeros 737 Max.

Botón volver arriba