La Reelección de Alito Moreno: Un obstáculo en las definiciones del PRI en la CDMX

La reelección de Alejandro «Alito» Moreno como presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha desencadenado una serie de repercusiones en las dirigencias estatales del histórico partido, particularmente en la Ciudad de México (CDMX).

Los recientes cambios en los estatutos internos del PRI, promovidos por Moreno, han permitido que los líderes estatales también puedan aspirar a una reelección, generando un clima de incertidumbre y expectación en la capital mexicana.

El presidente local del PRI en la CDMX, Israel Betanzos, se encuentra en una encrucijada política. Originalmente, Betanzos no planeaba buscar un nuevo mandato como presidente del partido en la ciudad.

Sin embargo, las modificaciones estatutarias impulsadas por Alito Moreno han reabierto la posibilidad de una reelección para Betanzos, quien no logró asegurar una banca plurinominal en San Lázaro debido a los resultados electorales desfavorables del PRI.

PRI CDMX en espera del futuro de «Alito» Moreno

Fuentes internas del partido sugieren que Betanzos podría considerar seriamente buscar un nuevo mandato como presidente local del PRI. No obstante, esta decisión depende en gran medida de la influencia y el poder de Alito Moreno, quien ha tenido un papel determinante en la distribución de candidaturas tanto locales como federales en la CDMX.

La relación entre Betanzos y Moreno, según diversos sectores del PRI, ha sido tensa debido a la intervención del campechano en las decisiones políticas y electorales del partido en la capital, a pesar de la presencia de Betanzos como líder local.

Antes de la asamblea partidaria realizada este fin de semana, había un aparente acuerdo sobre los pasos a seguir dentro del PRI en la CDMX.

Cynthia López Castro, recién electa senadora, y Tania Larios, actual secretaria general y diputada local reelecta, habían manifestado su interés en presidir el partido a partir de agosto. Sin embargo, la posible reelección de Betanzos ha retrasado estas definiciones, dejando en suspenso el futuro liderazgo del PRI en la capital.

La incertidumbre se cierne sobre el PRI chilango mientras se espera que las decisiones internas se confirmen en agosto.

La posible reelección de Betanzos, siguiendo el ejemplo de Alito Moreno, ha generado un ambiente de expectación y especulación dentro del partido. Esta situación es crítica, especialmente ante la necesidad de enfrentar un nuevo mandato de Morena tanto a nivel federal como local.

La estructura interna del PRI en la CDMX está en un estado de espera, dependiendo en gran medida de las decisiones que tome Alito Moreno.

Con información de LPO

Botón volver arriba