Pop, político, punk, acervo del Museo de Arte Moderno

El acervo del Museo de Arte Moderno (MAM) lo integran más de tres mil obras, una colección extensa y plural en medios, propuestas o estilos que se encuentra en constante revisión. Es así como surgió la propuesta de Pop, Político, Punk, con la participación del equipo curatorial, integrado por Lucía Peñalosa, Katnira Bello, Carlos Segoviano y Brenda J. Caro Cocotle, quienes encontraron que en la segunda mitad del siglo XX coexistían tres posturas con diversos recursos estilísticos, propuestas estéticas, conceptuales o formales que plantean una crítica a la utopía de lo moderno, señaló en entrevista Brenda Caro.

Para la segunda mitad del siglo XX se comienza a cuestionar la utopía de los Estados democráticos, Estados libres, los modelos capitalistas se critican y se resquebrajan, entonces el arte se manifiesta a esta realidad, en las cuales se cuestiona la utopía moderna, explicó la curadora.

Lo Pop se refiere a los discursos artísticos, una marea de imágenes, sonidos, eventos y prácticas, insertadas en lo cotidiano, identificado como arte popular o folclor, en tanto atravesadas por su propia temporalidad y contexto de producción, en ocasiones enraizadas en la tradición o sistemas de saberes generacionales.

Encontramos, los juegos de la percepción visual y estructural construidas entre los sesenta y setenta, como pueden ser las exploraciones geométricas de autores como Víctor Morales, María Martorell y Francisco Moyao; lo mismo con los explosivos bloques de color de Arístides Coen que abrevaron en la estética de la psicodelia y los lenguajes publicitarios. Las exploraciones de Kazuya Sakai indagaron sobre las posibilidades de la representación de otros lenguajes artísticos, en particular, la música.

En esta sección de la muestra podremos disfrutar de las propuestas de Antonio Ortiz Herrera Gritón, Arturo Mecalco, Alberto Gironella, Yolanda Andrade, Xavier Esqueda, Roberto Turnbull, Cisco Jiménez, Alberto Castro Leñero o Gilberto Aceves Navarro, Francisco Gallo, Víctor Lerma, Antonieta Marbán, Mónica Mayer, entre otros.

Enseguida la zona dedicada a lo Político se sostiene de la pregunta ¿El arte tiene una responsabilidad con la sociedad en la que está inmerso? Y la respuesta es sí.

Y encontramos una disparidad de propuestas, posibilidades y contenidos. El arte es político y encontramos artistas como Luis Arenal, Jacobo Borges, Gilberto Aceves Navarro, Erzúa, los miembros del Taller de la Gráfica Popular; arte masivo que generó una identidad nacionalista con más de 100 años de historia del país, en la última etapa se sostiene que el arte no debe estar vinculado al Estado o recorrer el fotoperiodismo con obra de Manuel Álvarez Bravo, Montiel Klint, Teresa Margolles, sin pretensión de activismo social.

Finalmente el Punk fue un movimiento cultural y musical que planta cara al modelo social que está completamente rota, en México es muy especial porque se constituye en un reclamo de un sector pobre en el que las condiciones de vida son difíciles, no hay empleo, migración del campo a la ciudad, crecen las ciudades hacia la periferia, con viviendas precarias, jóvenes que al parecer no tienen alternativas y se encuentran con este movimiento que confronta al Estado de una manera muy abierta, de hazlo tú mismo, comunidad activa, muy activas que plantearon sus propios referentes.

Encontraremos en este núcleo a Pablo Ortiz Monasterio, Sara Minter, quienes trabajaron de manera cercana a estas bandas ubicadas en Ciudad Neza o Ecatepec, asimismo, hallaremos obra de Ruelas, Beatriz Zamora, Lourdes Grobet o Adolfo Patiño, entre otros.

La muestra Pop, Político, Punk. Acervo del Museo de Arte Moderno estará en exhibición hasta el 14 de enero de 2024, en la Sala D, y está compuesta por 150 obras -148 de ellas parte de la colección del MAM- y en la muestra converge el trabajo de artistas de diferentes generaciones y contextos de producción.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba