En opinión de Héctor Calderón Hallal
Urzúa tenía información de corruptelas y errores de la 4 T y había empezado a soltarlos

Es Carlos Manuel Urzúa Macías, el matemático especializado en economía, quien había sido capaz de renunciarle al Presidente de la República a la titularidad de uno de los más importantes cargos –sino el más- en algunos momentos de la gestión gubernamental: la Secretaría de Hacienda, en el segundo año de gestión de López Obrador y su gobierno de la “4T”; es decir, en aquel 2019… la imagen por sí sola habla:

Y con ese gesto de ruptura, mostró su desinterés a seguir siendo comparsa de un gobierno que simula conducirse con un interés apegado a la ética y al patriotismo, como tanto lo pregona… a un gobierno que ha resultado peor de corrupto que cualquiera que le haya antecedido y a los que dicen abominar ellos mismos, los que son “diferentes”, los descubridores de la honradez y la pureza…. los “héroes de la Cuarta Transformación”.
Sí… es Urzúa Macías –decía la gente- quien pretendía camuflajearse entre la multitud que acudió al Zócalo a la “concentración por la Democracia” el pasado domingo 18 de febrero, seguramente acompañado de familiares; evento al que el autor de exstas líneas aisitió.
No obstante, mucha gente lo reconocía y lo saludaba efusivamente, con agrado de verlo esta vez del lado de la “parte correcta de la historia”; aisistiendo a este magno evento ciudadano en defensa de nuevo de las instituciones, de la democracia y la libertad de expresión en México.
Le pedían ‘selfies’ y fotos, para lo cual, él tenía –una y otra vez, en un ejercicio repetitivo y hasta engorroso para él- que quitarse el elegante sombrero modelo panameño que portaba, de palma, así como sus elegantes gafas de manufactura alemana, de la marca ‘Tag Heur’; a base de cristal de roca, especializados, para automovilistas que conducen de noche.
Ahí estuvo en la concentración este singular mexicano… este valioso profesional de la economía y la administración pública… y estuvo departiendo con el pueblo, muy cerca de donde estuvo el también exsecretario de Hacienda, Pedro Aspe y la gran mujer de la política mexicana, Beatriz Paredes Rangel y sus acompañantes como amigos en general.
Muy cerca también de donde estuvo Enrique De la Madrid y su gente: frente a la entrada principal de la Catedral Metroplitana… ¿Quién lo iba a decir!?…. ¿A quién se le hubiera ocurrido sospechar siquiera que eran sus últimos momentos con vida?
Habría sido nombrado recientemente incluso por Xóchitl Gálvez, candidata del Frente Amplio “Fuerza y Corazón Por México”, para coordinarle durante la campaña a dos sectores alusivos a su competencia, como son las finanzas públicas y la econometría.

Un evento realizado en un Zócalo “sin bandera”, como era de esperarse, por el boicot “cuatrotero”… pero con una calidez, un civismo y una solidaridad humana pocas veces vista: el resultado al final, fue una plancha del Zócalo materialmente limpia, sin las toneladas de basura que dejan los actos de movilización de paisanos que sí cobran por asistir a los mítines de Morena y sus coaligados; sin el característico “tufillo” a bebidas embriagantes que sí despiden los camiones rentados para los traslados desde la provincia, con el pasaje a bordo… y también con el pasaje abajo.
Una concentración de ciudadanos convencidos que, hay que decirlo, tuvo más presencia de gente joven que las dos anteriores… pero a la que le sigue faltando el componente de ese sector poblacional tan importante en política… sobre todo en la política de nuestros días en México: Se estimó en un 20% de jóvenes menores de 30 años; otro 30% de jóvenes maduros (entre 31 y 50 años) y el 50% restante de población adulta en general, mayor de 51 años.
Por eso quizá, el afán de mantener un bajo perfil durante el acto cívico… para protegerse acaso de… ¿Fanatismos… o de autoridades rencorosas y/o temerosas de que Urzúa revelara cosas que sólo él sabía?
Vaya usted a saber. Mientras tanto:
La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, informaba en una escueta tarjeta en el transcurso de este lunes por la tarde, del “hallazgo de un cuerpo en un domicilio particular del sector de San Jerónimo Lídice, al sur de la Ciudad, presumiblemente del propietario del domicilio, el mismo exsecretario de Hacienda Carlos Urzúa, junto a una mancha de sangre, sin signos vitales y aparentemente producto de traumatismo provocado por caída, al parecer accidental… ” , lo que deja muchas dudas, dada la condición política… y como resaltó también el presidente López Obrador en su mañanera de este martes: “Según lo informa la propia familia de Carlos Urzúa, se debió a un hecho accidental”.
Y es que abundando en la mecánica de los hechos, se sabe que fue la empleada doméstica quien se percató del hallazgo al llegar al domicilio, por lo que decidió informar telefónicamente a las autoridades.
Se reitera… ¿Existirá entonces de parte del Gobierno Federal actual el fundado temor de que Urzúa Macías revelara expedientes delicados de corrupción o negligencia de autoridades del propio aparato gubernamental?
A saber:
En un muy reciente artículo en Nexos, el pasado 25 de noviembre, el exsecretario de Hacienda Urzúa, destacó que los números dados por la presidencia no coincidían con lo que habían entregado instituciones como el Consejo Nacional de Población (Conapo), específicamente en el rubro de Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores.
Es decir, advirtió que dentro de ese programa social había un excedente de hasta 600 mil personas inscritas en el padrón, de las cuales no se podía justificar su existencia.
Por lo que se generó un gasto de más de 17 mil millones de pesos, dinero que según Urzúa, se desconoce en dónde pudieron haber quedado.
Textualmente, el destacado y hoy desaparecido profesional lo escribió así:
“Tanto la Secretaría del Bienestar como la de Hacienda aseguraron que en el 2023 se transferirían, en promedio, pensiones a 11.4 millones de adultos mayores. Si ese fuera el caso, y dado que la pensión bimestral es actualmente de 4,800 pesos (hoy a razón de 6, 000 pesos por persona), la Secretaría de Bienestar tendría una erogación anual del orden de 328,000 millones de pesos. El resto del presupuesto se usaría supuestamente para pagar la nómina de los Servidores de la Nación, la cual se asemejaría al estimado del párrafo anterior.
Nada más que esas cuentas no pueden ser más que alegres. El Consejo Nacional de Población (Conapo) es, por ley, el encargado de proyectar las cifras de la población mexicana año tras año. De acuerdo con el consejo, a mediados de este 2023 el número de adultos mayores con una edad de 65 años o más fue del orden de 10.8 millones. ¿De qué lugar del mundo trajo la Secretaría del Bienestar a los otros 600,000 mexicanos? O, puesto en dinero contante y sonante, ¿dónde quedaron los 17,280 millones de pesos que restan?”
,
cuestionó brillantemente Urzúa para rematar su texto.
Como vemos, no debería cerrarse tan pronto la investigación de este bochornoso incidente en la vida pública de México… O lo que es peor… ni siquiera se abrió la indagatoria… y por esa razón se alienta el “sospechosismo”.

Por supuesto que no es interés del suscrito caer en especulaciones malsanas y sin fundamento, pues frente a las dudas también se afirma que la familia y el médico de cabecera han expresado que fue un infarto el que le quitó la vida.
Y se espera que hoy, ya se estén pronunciando los diferentes partidos de oposición en las cámaras legislativas y en medios de difusión en general, demandando la urgente comparecencia de los titulares de la Secretaría del Bienestar, el Inegi y el Consejo Nacional de Población (Conapo), para dejar claro cuál fue el gasto erogado en 2023 en el rubro del Programa de Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores… precisamente el programa emblemático de la historia de López Obrador y su movimiento….
De ser así… ¿Cuántos años no llevará abierto y perfeccionándose este boquete financiero?

Descanse en Paz, el doctor Carlos Manuel Urzúa Macías, quien deja un legado de dignidad de la mayor trascendencia. Esperemos a saber, con quién lo sustituirá Xóchitl Gálvez.

Autor: Héctor Calderón Hallal

Contacto

En E-Mail:
fixiflaux99@gmail.com;

En X (antes Twitter):
@CalderonHallal1;

“Los comentarios y opiniones vertidas en este artículo, son responsabilidad exclusiva de su autor; por lo que no representan en modo alguno, la opinión institucional de este medio”.

Botón volver arriba