Violencia Vicaría quedó en verdes

-Diputada Ana Miriam no la presentó

Por Livia Díaz

Xalapa.- Son 22 estados del país los que han aprobado la ley que enmarca la Violencia Vicaria, ha pasado casi un año desde su presentación en el Congreso local por la diputada Ana Miriam Ferráez Centeno ante la Comisión Permanente pero aún no es ley. La iniciativa permite adherir a la ley nacional y hacerla en Veracruz la oportunidad para que unas 23 mamás que están viviendo tormento por el ejercicio del maltrato extendido a los hijos e hijas, se detenga. En conferencia de prensa el martes un comité que ha recorrido el país con esta moción y petición informó que en una separación la ley ampara s los cónyuges en su caso, si incurre alguno o los dos en actos punibles, sin embargo en las mujeres veracruzanas aún se ejercen varios tipos de actos que deben ser sancionados para persuadir a los varones de no realizarlos, y son los que afectando a los hijos provocan daño a sus padres. Podría ser en venganza, desquite, y otros motivos, la intención es que exista esta ley en el estado de Veracruz. Desgraciadamente han pasado los meses y la comisión relativa tras la presentación de la iniciativa el 28 de febrero la sigue analizando. La última noticia de esta propuesta de ley data de junio en un foro dedicado a analizarlo. Informó por el Frente Nacional contra la Violencia Vicaria en Veracruz, Teresa Aruze, que el representante legal de la diputada le dijo que ella tenía que presentarla y no lo hizo, así que no se sabe si es cierto su dicho o el tortuguismo burocrático Legislativo el que la ha empantanado. Por parte de las promotoras de está enmienda en el territorio veracruzano seguirán acudiendo a juzgados y cubículos de legisladores. En la víspera entregaron en la Cámara de Diputados 127 oficios y asistieron a seis juzgados. La promoción de esta ley hace justicia a las mujeres, cuando ocurre esto mismo en contra de padres, se aplican otras leyes como es violencia familiar y por familiares es violencia equiparada. «La violencia Vicaría es la más cruel», explicó.

Botón volver arriba